Tipos de Depresión

Tipos de Depresión

¿Sabías que hay varios tipos de depresión? Los eventos en tu vida causan algunos y los cambios químicos en tu cerebro causan otros. 

La depresión afecta tus sentimientos, pensamientos y comportamientos. Inclusive, puede interferir en tu capacidad para funcionar y continuar con la vida diaria. Hay muchos tipos de depresión, a continuación mencionaremos los más comunes: 

Trastorno Depresivo Mayor

Las personas con depresión mayor experimentan síntomas la mayor parte del día, todos los días. Al igual que muchas afecciones del área de la salud mental, la depresión mayor tiene poco que ver con lo que sucede a tu alrededor. 

Es decir, puedes tener el tipo de vida que otros envidian, una familia amorosa, muchísimos amigos y un trabajo soñado, y aún así tener depresión.

Incluso si no hay una razón obvia para tu depresión, eso no significa que no sea real. El trastorno depresivo mayor es una forma grave de depresión que causa síntomas como:

  • Abatimiento o tristeza 
  • Dificultad para dormir o dormir demasiado
  • Falta de energía y fatiga
  • Pérdida de interés en actividades anteriormente placenteras
  • Dolores y molestias inexplicables
  • Pérdida de apetito o comer en exceso
  • Falta de concentración, problemas de memoria e incapacidad para tomar decisiones
  • Preocupación y ansiedad constantes
  • Sentimientos de inutilidad o desesperanza
  • Pensamientos de muerte, autolesiones o suicidio

Estos síntomas pueden durar semanas o incluso meses. Algunas personas pueden tener un solo episodio de depresión mayor, mientras que otras lo experimentan a lo largo de su vida.

Independientemente de cuánto duren los síntomas, la depresión mayor puede causar problemas en las relaciones y actividades diarias.

También te puede interesar:

Trastorno Depresivo Persistente / Distimia

El trastorno depresivo persistente es una depresión que dura dos años o más. También se llama distimia o depresión crónica. La depresión persistente puede no ser tan intensa como la depresión mayor, pero aún puede afectar las relaciones y dificultar las tareas diarias.

Algunos síntomas de la depresión persistente incluyen:

  • Profunda tristeza o desesperanza
  • Baja autoestima 
  • Sentimientos de insuficiencia
  • Falta de interés en cosas que alguna vez disfrutaste
  • Problemas de concentración y memoria
  • Cambios en el apetito
  • Cambios en los patrones de sueño o poca energía
  • Dificultad para funcionar en la escuela o el trabajo
  • Incapacidad para sentir alegría, incluso en ocasiones felices
  • Aislamiento

Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por períodos de estados de ánimo anormalmente elevado, también conocidos como manía.

Estos períodos pueden ser leves (hipomanía) o pueden ser tan extremos como para causar un marcado deterioro en la vida de una persona, requerir hospitalización o afectar el sentido de la realidad.

La gran mayoría de las personas con trastorno bipolar también tienen episodios de depresión mayor.

Los episodios depresivos tienen los mismos síntomas que la depresión mayor, que incluyen:

  • Sentimientos de tristeza o vacío
  • Falta de energía
  • Fatiga
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para concentrarse
  • Disminución de la actividad
  • Pérdida de interés en actividades que antes disfrutabas
  • Pensamientos suicidas

Los síntomas de un episodio maníaco incluyen:

  • Exceso de energía
  • Sueño reducido
  • Irritabilidad
  • Pensamientos y discurso acelerado
  • Pensamiento grandioso
  • Aumento de la autoestima y la confianza
  • Comportamiento inusual, arriesgado y autodestructivo
  • Sentirse eufórico

En casos severos, los episodios pueden incluir alucinaciones y delirios. También pueden existir episodios mixtos en los que se presentan síntomas de manía y depresión.

Trastorno afectivo estacional (TAE)

Si experimentas depresión, somnolencia y aumento de peso durante los meses de invierno, pero te sientes perfectamente bien en primavera, es posible que tengas una afección conocida como trastorno afectivo estacional (TAE).

El trastorno afectivo estacional es un período de depresión mayor que ocurre con mayor frecuencia durante los meses de invierno, cuando los días se acortan y se obtiene cada vez menos luz solar. Este tipo de depresión suele desaparecer en primavera y verano.

Los síntomas a menudo comienzan en el otoño, a medida que los días comienzan a acortarse y continúan durante el invierno. Incluyen:

  • Retiro social
  • Mayor necesidad de dormir
  • Aumento de peso
  • Sentimientos diarios de tristeza
  • Desesperanza

Depresión psicótica

Otro de los tipos de depresión es la depresión psicótica. Las personas con depresión psicótica tienen síntomas de depresión mayor y síntomas «psicóticos», tales como:

  • Alucinaciones (ver u oír cosas que no están allí)
  • Delirios (creencias falsas)
  • Paranoia (creer erróneamente que otros están tratando de hacerte daño)

La depresión con psicosis también puede causar síntomas físicos, incluidos problemas para permanecer sentado o movimientos físicos lentos.

Depresión post-parto

Las mujeres que tienen depresión mayor en las semanas y meses posteriores al parto pueden tener un tipo de depresión llamado depresión postparto.

La depresión post-parto, conocida clínicamente como trastorno depresivo mayor con inicio periparto, ocurre durante el embarazo o dentro de las cuatro semanas posteriores al parto.

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo y el parto pueden desencadenar cambios en el cerebro que conducen a cambios de humor.

La falta de sueño y las molestias físicas que a menudo acompañan al embarazo y tener un recién nacido tampoco ayudan.

Los cambios de humor, la ansiedad, la irritabilidad y otros síntomas son frecuentes después del parto y, a menudo, duran hasta dos semanas. Sin embargo, los síntomas de la depresión post-parto son más severos y duraderos.

Tales síntomas pueden incluir:

  • Sentimientos de tristeza
  • Cambios de humor severos
  • Aislamiento
  • Problemas para vincularse con el bebé
  • Cambios en el apetito
  • Sentirse impotente y sin esperanza
  • Pérdida de interés en cosas que solías disfrutar.
  • Ansiedad y ataques de pánico
  • Impulsos de hacer daño a uno mismo o al bebé
  • Pensamientos de suicidio
tipos-de-depresión

Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM)

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es una forma grave de síndrome premenstrual (SPM). Si bien los síntomas del síndrome premenstrual pueden ser tanto físicos como psicológicos, los síntomas de TDPM  tienden a ser principalmente psicológicos. Además, estos síntomas psicológicos son más graves que los asociados con el síndrome premenstrual.

Las mujeres con TDPM  tienen depresión y otros síntomas al comienzo de su período, tales como:

  • Cambios de humor
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga
  • Cambio en el apetito o los hábitos de sueño.
  • Sentimientos de estar abrumado

De manera similar a la depresión postparto, se cree que el Trastorno Disfórico Premenstrual está relacionado con cambios hormonales. Sus síntomas a menudo comienzan justo después de la ovulación y comienzan a disminuir una vez que inicia el período.

Depresión atípica

La depresión atípica se refiere a la depresión que desaparece temporalmente en respuesta a eventos positivos.

Este tipo de depresión es diferente a la tristeza persistente de la depresión típica. Se considera un «especificador» que describe un patrón de síntomas depresivos. Si tienes depresión atípica, un evento positivo puede mejorar temporalmente tu estado de ánimo..

Otros síntomas de depresión atípica incluyen:

  • Apetito incrementado
  • Dormir más de lo habitual.
  • Sensación de pesadez en brazos y piernas.
  • Sensibilidad a las críticas

A pesar de su nombre, la depresión atípica no es inusual ni rara. Tampoco significa que sea más o menos grave que otros tipos de depresión.

Depresión situacional

La depresión situacional, clínicamente conocida como trastorno de adaptación con estado de ánimo deprimido, parece una depresión mayor en muchos aspectos. Pero es provocado por eventos o situaciones específicas, como:

  • La muerte de un ser querido
  • Enfermedad grave u otro evento potencialmente mortal
  • Problemas de divorcio o custodia de los hijos
  • Relaciones emocional o físicamente abusivas
  • Dificultades financieras
  • Problemas legales extensos

Es totalmente normal sentirse triste y ansioso durante eventos como estos e incluso querer alejarse un poco de los demás. Sin embargo, la depresión situacional ocurre cuando estos sentimientos comienzan a sentirse desproporcionados con el evento desencadenante e interfieren con tu vida personal, laboral y social.

Conclusiones

Todos pasamos por períodos de profunda tristeza y dolor. Estos sentimientos generalmente desaparecen en unos días o semanas, dependiendo de las circunstancias. Sin embargo, la tristeza profunda que dura más de dos semanas y afecta tu capacidad para funcionar puede ser un síntoma de depresión.

Las personas con depresión pueden experimentar pérdida de interés y placer en las actividades diarias, pérdida o ganancia de peso significativa, insomnio o sueño excesivo, falta de energía, incapacidad para concentrarse, sentimientos de inutilidad o culpa excesiva y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio. 

Más allá de los diferentes tipos de depresión, tu primer paso es informarle a tu médico cómo te sientes. Tu médico puede referirte a un especialista en salud mental para que te ayude a determinar el tipo de depresión que tienes. Este diagnóstico es importante para decidir el tratamiento adecuado para ti. 

No olvides que la depresión es una enfermedad altamente tratable con psicoterapia, técnicas de afrontamiento cognitivo-conductuales y medicamentos.

Si buscabas cuáles son los tipos de depresión, esperamos que este post te haya sido útil.


Referencias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú