Aquí encontrarás todo lo relacionado a la depresión.

¿Qué es la Depresión?

La mayoría de nosotros hemos experimentado episodios de tristeza bien sea por momentos difíciles o recuerdos.

Esto se considera normal dentro de las emociones básicas del ser humano expresadas durante el llanto recurrente.

Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, tienden a ser pasajeros y se superan en muy poco tiempo.

En cambio, cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este obstaculiza con la vida diaria y afecta gravemente el desempeño habitual de sus actividades.

Tristeza vs Trastorno Depresivo

Sin embargo, hay una línea de diferencia dentro de la tristeza y depresión.

Con la similitud de que ambas son comunes, la depresión conlleva al individuo a sufrir una enfermedad grave, afectándolo no solo psicológicamente si no también físicamente.

Se le añade el nombre también de depresión clínica o trastorno depresivo mayor.

Este requiere tratamiento y medicación. Y si ya es constante, es necesario que consultes a un profesional de salud mental lo antes posible; si consideras que no es para tanto, consulta con algún amigo íntimo, padres o líder religioso.

La depresión puede comenzar a partir de la adolescencia, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida.

Se encuentra un mayor diagnóstico en mujeres que en hombres, pero es porque estas primeras buscan tratamiento inmediato.

En este texto se incluyen los trastornos depresivos que forman parte de otras enfermedades psiquiátricas (por ejemplo, el trastorno bipolar) y no psiquiátricas (por ejemplo, anemias, hipotiroidismo y esclerosis múltiple).

Así como existen personas que experimentan un amplio número de síntomas depresivos, otras sufren muy pocos.

En la actualidad no existe método específico para encontrar causas a la depresión, así lo padezcan la mayoría de personas hoy en día, siendo variable la gravedad de los síntomas.

Las técnicas de neuroimagen, ni electroencefalograma, ni los análisis de sangre, permiten detectar ninguna anomalía característica de los trastornos depresivos mencionados.

Síntomas

Una vez teniendo claro por parte de la organización mundial de la salud (OMS) que indica, que la depresión es la enfermedad más frecuente durante estos últimos tiempos, afectando a unos 350 millones de personas, y va en aumento: se prevé que en 2020 sea la causa de enfermedad número uno en el mundo desarrollado

Tipos de depresión

Por otra parte, cabe destacar que hay distintos tipos de depresión y por esto sus síntomas, clasificándose en:

Trastorno depresivo grave o depresión grave

Se caracteriza por la interferencia de la capacidad para:

  • Dormir
  • Trabajar
  • Estudiar
  • Comer
  • Disfrutar de las actividades que anteriormente eran placenteras

La depresión grave pueden incapacitar totalmente a la persona, impidiendo que se desenvuelva en sus ámbitos personales, sociales y laborales.

Esto puede suceder una sola vez, pero normalmente los síntomas aparecen inesperadamente al transcurrir del tiempo.

Trastorno distímico

  • Impide desarrollar una vida normal o sentirse bien.
  • Los síntomas depresivos son menos intensos, pero son muy incapacitantes por ser crónicos (duran como mínimo dos años).
  • Las personas pueden padecer uno o más episodios de depresión grave a lo largo de la vida.

Depresión psicótica

Este tipo de depresión está acompañada por alguna forma de psicosis, como ruptura con la realidad, alucinaciones o delirios.

Depresión postparto

La depresión postparto hace referencia a un episodio de depresión grave dentro del primer mes después del parto.

Es una patología frecuente, afecta entre el 10% y el 15% de las madres.

Trastorno afectivo estacional

Algunas personas tienen episodios de depresión que comienzan en la primavera o el verano, pero eso es mucho menos común.

Los síntomas aparecen en el invierno, cuando disminuyen la luz solar, y suelen desaparecer en primavera.

Trastorno bipolar o enfermedad maníaco-depresiva

Se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo. Oscilando entre momentos de alegría extrema o máxima energía (por ejemplo, manía) a estados de ánimo muy bajos (por ejemplo, depresión) y viceversa.

No es tan común como la distimia y la depresión grave.

Causas

De acuerdo al entorno del paciente, se manifiesta con síntomas psíquicos y somáticos, por lo que es una forma de expresión de dolor.

Es por ello que es necesario saber valorar su evolución y para empezar hay que reconocer las causas que provoca el mismo a continuación:

Alteraciones genéticas

Dado que es más fácil que una persona padezca una depresión si tiene algún familiar que haya presentado alguna depresión.

No obstante, por el momento no se conoce qué genes provocan la aparición de esta enfermedad.

En el ámbito familiar cercano (padres y hermanos) incrementa en un 25-30% la probabilidad de sufrirla, un poco más si es en el caso de hermanos gemelos.

Factores ambientales

Es el más común y comprensible dentro de la enfermedad.

Puesto a que se toma en cuenta el entorno que vive aquel que la padece, bien sea por problemas económicos, sociales, estrés o ansiedad. Incluso si este maneja alguna dependencia.

Una situación de escasas probabilidades de relacionarse incrementa aún más la aparición de síntomas depresivos.

Factores personales

Inseguridad, dependencia, hipocondría, perfeccionismo, autoexigencia.

Un carácter con estas cualidades extremas presentan un riesgo propenso, una franja comprendida entre los 35 y los 45 años es la de mayor incidencia.

Sin embargo, las mujeres suelen contraerla rápidamente debido a la alteración hormonal. Sufrida bien sea durante el embarazo o el post parto.

Factores fisiológicos

Existe un grupo de enfermedades ligadas a la aparición de la depresión, la mayoría de ellas relacionadas con alteraciones endocrinas:

– Migraña.
– Diabetes.
– Hipertiroidismo.
– Síndrome de Cushing.
– Enfermedad de Adisson.

Por este motivo, en el tratamiento se emplea en ocasiones un grupo de fármacos.

Cerrar menú