¿Cómo Ser Optimista?

¿Cómo Ser Optimista?

¿Tu vaso está medio vacío o medio lleno? La forma en que respondas esta pregunta puede reflejar tu perspectiva de la vida, tu actitud hacia ti mismo y si eres optimista o pesimista, e incluso puede afectar tu salud. ¿Tiendes a ver lo positivo, incluso en situaciones difíciles? ¿O inmediatamente asumes lo peor y te enfocas en lo negativo? Cuando se trata de cómo vemos el mundo, la mayoría de nosotros caemos en una de dos categorías: optimista o pesimista. Descubre a continuación cómo ser optimista

Introducción

Ser optimista no significa que ignores los factores estresantes de la vida. Los optimistas sí reconocen los eventos negativos, pero es probable que eviten culparse a sí mismos del mal resultado. En su lugar, se inclinan a ver la situación como temporal y se preparan para esperar más eventos positivos en el futuro.

Como optimista, abordas las dificultades de una manera más productiva. Ser optimista te permite manejar mejor las situaciones estresantes, lo que reduce los efectos secundarios del estrés en tu cuerpo. De hecho, los expertos afirman que la verdadera diferencia entre los optimistas y pesimistas no está en su nivel de felicidad o en cómo perciben una situación, sino en cómo se las arreglan.

Construir una visión optimista le permite a uno tener un mundo interpersonal completo a pesar de las circunstancias desafortunadas. Además, reduce los sentimientos de tristeza, depresión y ansiedad, aumenta la esperanza de vida, fomenta relaciones más fuertes con los demás y proporciona una habilidad de afrontamiento durante los momentos más difíciles. .

¿Convencido de que es hora de un cambio de perspectiva para aprovechar las ventajas que conlleva? Te alegrará saber que los expertos creen que el optimismo es un rasgo que se puede aprender con bastante facilidad.

¡Descubre 10 consejos para ser una persona más optimista!

Reformula 

¿Sabías que cambiar tu perspectiva es tan fácil como pensar de manera consciente pensamientos positivos? Reformular consiste en desafiarse a sí mismo para considerar que siempre puede haber otra forma de ver las cosas. 

En lugar de mirar los eventos de la manera más negativa posible, el objetivo de esta técnica es hacer un esfuerzo consciente para probar el “punto de vista positivo” tanto como sea posible. Hacer este esfuerzo consciente no sólo cambia tu punto de vista a corto plazo, sino que a largo plazo puedes entrenar a tu cerebro para pensar de manera más positiva. 

Mientras más reformules conscientemente los escenarios bajo una luz positiva, más entrenas a tu cerebro para encender circuitos en diferentes regiones, alterando tu respuesta a las experiencias negativas.

Por ejemplo, perdiste tu trabajo, pero esto te da la oportunidad de encontrar un mejor trabajo, algo que de otra manera no habrías aprovechado.

También te puede interesar:

Haz preguntas que te permitan ver el lado positivo

Cuando te encuentres en una situación negativa, realiza preguntas que promuevan el optimismo y te ayuden a encontrar soluciones. 

Preguntas como:

  • ¿Qué es lo positivo o bueno de esta situación?
  • ¿Qué cosa puedo aprender de esta situación?
  • ¿Cuál es la oportunidad dentro de esta situación?

Es totalmente normal que no puedas hacerte estas preguntas de forma inmediata. A veces necesitarás algo de tiempo para procesar y aceptar los sentimientos y pensamientos que surgen con la situación negativa.

Sin embargo, después de un tiempo, cuando los sentimientos y pensamientos hayan pasado, realiza una o más de estas preguntas. 

Escribe en un diario

¿Buscas cómo ser optimista? ¡Escribir lo que agradeces está relacionado con mayores sentimientos de optimismo! Antes de irte a dormir, escribe tres cosas que hayan salido bien en tu día y por qué salieron bien. 

No tienen que ser grandes cosas. Podrían ser cosas como que comiste una rica pizza en la cena, una taza de café que te llenó de alegría o la asistencia a una buena conferencia. 

Esto te permitirá concentrarte en los aspectos positivos de tu día y cultivar una mentalidad optimista, ¡el tono perfecto para terminar tu día! 

Reconoce lo que puedes y no puedes controlar

Si bien algunas personas pueden ser incapaces de lidiar con la incertidumbre, las personas positivas pueden adaptarse y prosperar. Un optimista acepta lo que puede y no puede controlar en la situación.

Por ejemplo, si pierdes tu trabajo, no puedes controlar el hecho de que te despidieron. Lo que sí puedes hacer es controlar si tomas las medidas necesarias para encontrar un nuevo trabajo, así como practicar el autocuidado, con una nutrición y un sueño adecuado.

Deja de culpar a los demás

Continuando con la idea anterior, es muy fácil culpar a otros por nuestra posición en la vida. Es común que las personas culpen a la economía, a los políticos, a los jefes y a todo tipo de terceros por sus problemas. Sin embargo, una vez que aceptes que controlas quién eres, verás que el optimismo y el éxito vienen naturalmente. 

cómo ser optimista

Sonríe

Cuando sonríes, estás creando un ambiente feliz y estimulante a tu alrededor que atrae a los demás. Mientras que fruncir el ceño, excluye a las personas y tiene el efecto contrario. La felicidad, incluso en dosis breves, libera serotonina, ¡la hormona de la felicidad! y hace que los días más difíciles sean superables.

Considera que el pasado no determina tu futuro

El hecho de que hayas experimentado adversidades en tu vida no supone que lo que comienza mal termina mal. Si buscas cómo ser optimista, no conviertas tus malas experiencias en una profecía de lo que te espera.

No dejes de reconocer lo negativo

Hacer un esfuerzo por ser más optimista no significa caminar por la vida con gafas de color rosa. Si bien es bueno para nuestra salud mental ver lo positivo de las situaciones, no reconocer lo negativo puede obstaculizar el camino a largo plazo.

Recurrir a un pensamiento positivo para mantenerse encerrado en la fantasía y negar la realidad actual puede ser perjudicial. Puedes ser optimista sobre la búsqueda de un trabajo más lucrativo, pero si no abordas los problemas que te impiden alcanzar esas metas, no podrás obtener lo que deseas. 

Una combinación de optimismo y pensamiento realista ayuda a las personas a navegar por la vida. El pensamiento realista no significa que nunca verás el lado positivo de la vida, por el contrario, es una forma de apoyar tu optimismo con los pasos y acciones necesarios para crear un futuro positivo en lugar de estar atrapado en la fantasía.

Evita compararte con los demás

Es fácil sentir envidia, pero a menudo esto puede llevar a un pensamiento puramente negativo. Nunca olvides que siempre hay alguien que lo tiene peor. Evita las comparaciones negativas con otros y en su lugar enfócate en lo positivo. 

Práctica, práctica, práctica

Con el tiempo y la práctica, notarás que puedes aprender nuevos hábitos para ser más optimista y volverte un poco menos ansioso, deprimido y malhumorado. 

Si buscabas cómo ser optimista, esperamos que el artículo de hoy te haya sido de mucha utilidad 😊


Referencias

How To Be An Optimist: 10 Habits That’ll Help You Look On The Bright Side. Extraído desde: https://www.huffpost.com/entry/how-to-be-an-optimist-10_n_3354246

How to Train Your Brain to Be More Optimistic. Extraído desde: https://www.nbcnews.com/better/health/how-train-your-brain-be-more-optimistic-ncna795231

How to Become an Optimist: 3 Daily Habits To Help You Get Started. Extraído desde: https://www.positivityblog.com/how-to-become-an-optimist/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú