Cómo ser FELIZ después de una PÉRDIDA

Cómo ser FELIZ después de una PÉRDIDA
5 (100%) 2 votes

Descubre cómo ser feliz después de una pérdida.                                           

Ser feliz después de una pérdida para muchos puede parecer algo imposible. 

Sin embargo, por más que parezca que la vida no puede continuar, la verdad es que SI puede haber luz al final del túnel. 

La vida nunca volverá a ser igual, pero sanar y aprender a vivir de nuevo es posible.

Consejos para ser feliz después de una pérdida

Sentirse triste después de una pérdida es totalmente normal.

El duelo se entiende como un proceso necesario por el que atraviesan los dolientes y al mismo tiempo es una manera de volver al camino para ser felices de nuevo.

Es lo que viene después de que se haya trabajado el proceso de duelo lo que parece determinar verdaderamente si una persona puede ser feliz de nuevo o no.

Y mucho de esto tiene que ver con la voluntad de la persona en seguir adelante.

Después de atravesar el proceso de duelo, la pérdida se sentirá, pero la herida no tiene que ser tan grande.

Descubre a continuación algunos consejos para ser feliz después de una pérdida.

Qué hacer para ser feliz: Atraviesa las etapas del duelo

Atravesar por las etapas del duelo y permitir que sigan su curso natural es lo que debe hacerse para darnos cuenta de que podemos volver a ser felices.

Así que atraviesa las etapas del duelo, ellas vendrán y se irán.

Permítete abrazar las etapas a medida que avanzas a través de ellas.
Son parte del proceso de curación y tarde o temprano traen un sentido de felicidad a la vida.

Ignorar el dolor priva a tu alma del crecimiento personal que una pérdida puede traer.

Cómo ser feliz cada día: Permítete sentir

Es posible “sentir” de nuevo sin deshonrar a un ser querido perdido.

Sin embargo, llegar a este nivel de interpretación puede ser particularmente difícil.

En especial para alguien que ha perdido a su cónyuge, amigo o hijo.

Aprender a ser feliz SI es posible.

El tiempo es el elemento clave cuando una pérdida es grande.

Permitirse sentir, vivir e incluso amar de nuevo no es fácil, pero SI es posible.

Ten en cuenta que algunos días simplemente serán mejores que otros.

Tómalo un día a la vez

No importa cuánto dura el duelo, parece que no hay un calendario mágico para superar una pérdida.

La duración del duelo es subjetiva, este proceso no tiene una fecha estimada de superación.

Somos seres humanos únicos y debemos recorrer este proceso afrontando los fuertes sentimientos que genera.

Solo así podremos encontrar los mecanismos para salir adelante.

Cuando cada día se toma como llega, es posible que muchos comiencen a dejar ir y vivir nuevamente.

Cómo ser feliz en el Duelo: No te apresures

Se considera muy importante dejar que el proceso de duelo siga su curso antes de esperar ser verdaderamente feliz nuevamente.

La culpa, el dolor y la tristeza deben trabajarse para que vivir sea una verdadera realidad.

Concéntrate en las cosas importantes

Algunas personas se enfocan en sí mismas y en lo que pueden hacer para ser felices de nuevo.

Incluso dedican su tiempo y energía a vivir y amar a los miembros de la familia que quedan.

Redefine la felicidad

Aprender a vivir, amar y ser feliz de nuevo, a veces puede requerir un ajuste en la perspectiva y el pensamiento.

Puede que no sea aconsejable intentar “llenar el vacío”, pero encontrar cosas nuevas de las que derivar la felicidad puede ser saludable.

Mientras que una persona, un trabajo o una relación pudo haber sido la definición de felicidad, quizás algo nuevo (no necesariamente alguien) pueda ayudar a aliviar el dolor.

Ya sea el cumplimiento personal de alcanzar metas, pasar más tiempo con la familia o aprender a tocar un instrumento.

Rememora la vida de tu ser querido

Hay muchas cosas que puedes hacer, visitar los lugares que solían frecuentar, enmarcar fotos de momentos felices que compartieron, mirar fotos viejas y recordar los buenos momentos que vivieron.

Solo tú sabrás cuál es la forma más significativa de honrar a tu ser querido

Para algunos, lo mejor que pueden hacer es honrar a la persona que perdieron viviendo sus vidas al máximo. Apreciando cada momento y a todas las personas que hacen que la vida sea especial.

Escribe acerca de la pérdida

Si buscas cómo ser feliz después de una pérdida, deberías de saber que la escritura puede ser tu mejor terapia.

Intenta escribir sobre lo que sucedió y cómo te sientes al respecto.

Si te sientes bien escribiendo, intenta repetir la actividad varias veces por semana.

Por el contrario, si te sientes abrumado, detente y haz algo diferente que sea relajante.

Por ejemplo:

  • Beber una taza de té caliente
  • Tomar un baño caliente
  • Salir a caminar
  • Escuchar música suave

Y si te provoca, puedes intentar escribir nuevamente.

Los estudios demuestran que aunque esta práctica puede provocar sentimientos de tristeza desagradables, a largo plazo puede tener efectos positivos en tu salud y bienestar.

Sé Creativo

¿No puedes encontrar palabras para expresar tus sentimientos? Intenta pintar, dibujar, hacer fotografías, un collage u otras formas de creatividad que expresen tu sentimientos.

Saborea los placeres simples de la vida

Toma tiempo para experimentar algo placentero con tus sentidos.

Como mirar una hermosa flor o inhalar su fragancia; notar el cielo azul brillante; escuchar el canto de los pájaros por la mañana; disfrutar de algo hermoso en la naturaleza; o escuchar música.

Si sientes que no puedes encontrar placer en las cosas cotidianas de la vida, prueba algo simple, como disfrutar de la sensación de agua fría en la boca o de agua tibia en la piel mientras tomas un baño.

Encuentra un significado a la pérdida

Trata de encontrarle algún significado a tu pérdida.

Puedes comenzar identificando las formas en que te ha ayudado a crecer o a ser más resistente al estrés.

Cuando te encuentres alejado del dolor y muy cerca de la sanación, explora cómo puedes trabajar con tu propia experiencia de pérdida para facilitar la curación en otros, en el medio ambiente o en el mundo en general.

Dale paso a la alegría

Además de permitir la entrada al dolor, es igualmente importante abrirse o darle paso a la alegría.

Tómate el tiempo necesario para hacer las cosas que amas.

Date permiso para sentirte bien nuevamente

Cuídate y vive bien

La pérdida nos recuerda que la vida es corta.

Toma tu experiencia como una oportunidad para reevaluar tu propia vida.

Comienza a hacerte preguntas sobre si estás viviendo una vida llena de alegría, haciendo lo que amas y otorgándole sentido a tu vida.

Empieza a vivir plenamente, eligiendo conscientemente cómo vives tu vida.

Considera esto como una oportunidad para hacer algunos cambios que te permitan vivir conscientemente y en paz y en armonía contigo mismo.

Confía en que vas a estar bien

Por último, confía en que estarás bien.

La vida inevitablemente supone experimentar una pérdida, pero la pérdida no tiene por qué dar lugar a la desesperanza.

Cuando aprendemos a equilibrar la presencia de nuestro dolor con el paso de la alegría, encontramos esperanza.

¿Y a ti? ¿Qué te ha ayudado a ser feliz después tu pérdida? ¡Te invitamos a compartir tu experiencia en la sección de comentarios!


Referencias

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.